La multitud financia la creación

Gabriel de la Rosa . @EchidnasArf .

Cada vez con mayor frecuencia y fuerza escuchamos la palabra Crowdfunding; para los entusiastas es el futuro del financiamiento de proyectos, para los escépticos una moda pasajera que se sostendrá mientras dure el boom de los medios sociales. El Crowdfunding es el financiamiento de cualquier proyecto (de negocio, artístico, social, etc.) a través de pequeñas inversiones por parte de una multitud de personas las cuales reciben algo a cambio de su micro inversión (beneficios económicos, regalías, acciones de una empresa, ejemplares de una obra, o por lo menos algún reconocimiento simbólico, todo depende de cómo esté planteado cada proyecto).

Debido a que la ganancia económica personal de cada microinversionista es en general muy pequeña, lo más común es que los crowdfundersapoyen proyectos por razones distintas a las económicas, ya sea por los beneficios sociales que ofrece, por el interés en el tema que busca desarrollar, o en el caso de proyectos artísticos, por el entusiasmo que provoca el proyecto o el artista a financiar. No es nada extraño que el boomdel Crowdfunding esté ocurriendo desde hace una década: la web social promueve valores y formas de actuar que coinciden con los de este concepto de financiamiento (socialización, compartir información, solidaridad, etc.), de manera que éste se ha desarrollado de manera natural en el seno de la cultura 2.0.

Aunque parezca un término nuevo, la realidad es que el concepto de microfinanciamiento se puede rastrear históricamente hasta el siglo XVIII, aunque hay que señalar que nunca ha sido una práctica común en ninguna economía del mundo. Un ejemplo clásico en tiempos recientes es el del bengalí Premio Nobel de la Paz Mohammad Yunus, quien en 1976 implementó con sus estudiantes un modesto proyecto de financiamiento en zonas rurales de Bangladesh en el cual se prestaban pequeñas cantidades de dinero para proyectos productivos a familias campesinas pobres; cinco años después el programa daba microcréditos a 30,000 personas (97% de ellas eran mujeres), posteriormente el proyecto derivaría en un banco –el Grameen Bank–, el cual hoy por hoy cuenta con alrededor de 8 millones de clientes, es decir, de personas que toman sus préstamos. Es importante hacer énfasis en que el Grameen Bank es un negocio, cobra intereses moderados por sus préstamos y funciona con las ganancias que le reporta el pago de esos intereses. Ya para 2005, encontramos la primer página web que replica el concepto de Yunus: Kiva.org, a partir de el lanzamiento de esta página se han creado muchos otros proyectos en plataformas web similares o con algunas variantes como el caso de Prosper.com, el cual conecta proyectos de microemprendimiento con potenciales micronversionistas.

En el caso de la creación artística, se tienen antecedentes desde 1997 cuando fans del grupo de rock inglés Marillion, recaudaron 60,000 dólares para apoyar económicamente una gira del grupo, todo fue gestionado a través de internet. Pero es el proyecto Kickstarter.com el que se ha convertido, desde su lanzamiento en 2009, como la alternativa más popular para financiar proyectos creativos; microinversionistas de todo el mundo apoyan proyectos en categorías como Arte, Comics, Diseño, Moda, Cine, Video, Videojuegos, Música, Fotografía, Editorial, entre otros. Los números de Kickstarter no son para nada despreciables: en 2011 se recaudaron casi 100 millones de dólares por parte de microinversionistas –en este 2012 se han recaudado ya 275 millones–, se han lanzado más de 68 mil proyectos de los cuales más de 30,000 han logrado recaudar el dinero requerido para llevarse a cabo (44% del total), el proyecto que más dinero ha recaudado es el Reloj Inteligente (SmartWatch) llamado Peeble (10.2 millones de dólares recaudados).

Para los proyectos audiovisuales los números también son muy buenos: de los diez proyectos que han obtenido más dinero, cinco corresponden a desarrollo de videojuegos, mientras que las categorías que más recaudan fondos, por mucho, son las de Cine, Video y Música. Entre los puntos negativos, los críticos señalan que invertir en Kickstarter es un acto de buena fe, no existe un mecanismo que garantice que el dinero recaudado se utilice honesta y racionalmente, en este sentido la plataforma recomienda a los inversionistas investigar a las personas y empresas en quienes piensen invertir, obviamente en los casos en que se comente fraude, se puede recurrir a las autoridades competentes; con todo, Kickstarter tiene la capacidad de cancelar y reembolsar proyectos que por alguna razón resulten dudosos o irrealizables.

Otro punto débil que señalan los escépticos del Crowdfunding es que, a excepción de creadores con carreras largas que cuentan con una base de seguidores que confían y saben qué esperar del artista, en general, la probabilidad de que el producto terminado sea de calidad y satisfaga las expectativas de los inversionistas no es muy alta dado los pocos mecanismos que existen para garantizar esa calidad, esto provoca que mucha gente que potencialmente podría invertir en proyectos decida abstenerse de arriesgar su dinero –por poco que este sea– en un proyecto artístico que no sabrá si al final lo dejará satisfecho.

Atendiendo este punto débil, el distribuidor estrella de contenidos audiovisuales Vimeo, ha decidido ofrecer una nueva alternativa de financiamiento que premia la calidad y establece una relación más cercana entre el inversionista y el creador, el nombre de este nuevo servicio es Tip Jar (bote de propinas en inglés). Vimeo apuesta por apoyar a todos los creadores que suben buen contenido a su página web –los cuales en su mayoría lo hacen por diversión, desarrollo profesional, proyecto personal o como reel para conseguir proyectos, pero no para obtener dinero directamente–. La idea es que los usuarios Pro que lo deseen puedan activar este Bote de Propinas para que los consumidores que quieran premiar el trabajo de calidad, aporten la cantidad de dinero que deseen al creador de algún contenido que les guste. Obviamente esto no es un financiamiento en forma, ya que la aportación económica se efectúa posteriormente a la realización del trabajo, pero Vimeo cree que este esquema es más justo para las personas interesadas en apoyar el talento artístico, parten del hecho de que en primera instancia mucha gente crea contenido sin fines de lucro, para ellos, Tip Jar puede ser un mecanismo con el que comiencen a gestarse esas carreras y esos antecedentes que no poseen muchos de los artistas que piden fondos en plataformas como Kickstarter y que encuentran muy difícil convencer y demostrar a sus potenciales microinversionistas que el trabajo que entregarán vale la inversión.

El anuncio de Vimeo se dio apenas este mes por lo que tomará algunos meses más verificar cómo funciona, para poder especular con mayor conocimiento si Tip Jar se convertirá en competencia de Kickstarter, o en otra alternativa a esta plataforma, o si incluso ambos servicios podrían devenir en complementarios. Pero ya sea con microinversionistas, propinas o cualquier tipo de financiamiento no hay que perder nunca de vista la calidad en el trabajo creativo ¡Esa es la mejor inversión!

#crowdfunding #artic

Últimos Posts

NUESTROS SITIOS:

NUESTRAS REDES:

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • Vimeo - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • issuu.png
  • Periscope.png
  • Flickr - White Circle
  • Snapchat - White Circle

Algunos Derechos están reservados

Pixelatl 2012-2015