Impresión 3D aplicada al modelado para Stop Motion

Gabriel de la Rosa . @echidnasarf .

La plastilina ha sido uno de los materiales tradicionales en el modelado de personajes para Stop Motion, muy probablemente esto no cambiará, las características de este material lo hacen ideal para este tipo de trabajo, además existe toda una tradición e incluso un vínculo afectivo de muchos artistas que le aseguran a la plastilina larga vida en la animación. Menciono lo anterior porque en tiempos recientes, la impresión 3D ha comenzado a ser utilizada por animadores como un recurso adicional para trabajar Stop Motion. Una ventaja de esta técnica es que ofrece la posibilidad de obtener modelos en tres dimensiones muy precisos diseñados previamente en la computadora, la principal desventaja: resulta demasiado costoso y lento generar la cantidad de modelos necesarios para animar una secuencia, simplemente hagamos cuentas, animar un minuto únicamente con modelos impresos en 3D podría requerir hasta ¡1440 impresiones diferentes!, y esto sólo para un personaje, en términos de costos, es prohibitivo. Con todo, si hay quien ha realizado animaciones con impresiones 3D de manera que no se requieran tantos modelos, aquí un ejemplo:

Pero en donde realmente ha encontrado lugar la impresión 3D en el mundo del Stop Motion es en el diseño y modelado de gestos faciales para personajes: bocas, cejas y ojos se han convertido en un campo en donde este tipo de impresión aporta soluciones interesantes, principalmente por el grado de control y detalle que se puede lograr dado que el modelado se realiza en computadora. A pesar de esto, este recurso ha sido utilizado principalmente en producciones con grandes presupuestos, un ejemplo de esto es la película de 2012 ParaNorman para la cual se realizaron más de 30,000 impresiones que cubrían todos los gestos de todos los personajes de la película. Este es el trailer de la película, para que aprecien los resultados.

Otra producción que recurrió a la impresión 3D es la del film The Pirates! Band of Misfits para la cual se imprimieron alrededor de 8,000 bocas; en promedio un personaje principal requirió 250 diferentes bocas, mientras que un personaje secundario sólo unas 130. El volumen de impresiones sigue siendo muy grande pero si consideramos que cubre 90 minutos de animación, entonces sí resulta una alternativa a considerar.

La impresión 3D sigue siendo costosa, pero si consideramos el presupuesto que se necesitaba para poner a funcionar uno de estos equipos hace 20 ó 10 años, nos daremos cuenta que la tendencia en los costos ha bajado considerablemente, y esa tendencia continuará de manera que, más temprano que tarde, será realmente accesible utilizar esta tecnología de manera cotidiana para hacer Stop Motion.

#animación #nota #stopmotion #impresión3d #artic

Últimos Posts

NUESTROS SITIOS:

NUESTRAS REDES:

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • Vimeo - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • issuu.png
  • Periscope.png
  • Flickr - White Circle
  • Snapchat - White Circle

Algunos Derechos están reservados

Pixelatl 2012-2015